Münster durante la Paz de Westfalia

Münster durante la Paz de Westfalia
Münster durante la Paz de Westfalia

High Resolution (158.8 KB)
La administración de la ciudad alrededor de 1640

Hacia el siglo XVII Münster tenía aproximadamente 10,000 habitantes intramuros, número que ascendió a unos 12,000 habitantes debido a la constante afluencia de refugiados durante los años de la guerra. En la ciudad de Münster se elegían anualmente dos alcaldes y 22 miembros del Consejo. Además la ciudad contaba con un Síndico Municipal, que era un jurista que se encargaba de los asuntos legales. El Secretario del Ayuntamiento encabezaba la Oficina Pública y era asistido por varios escribanos. Los gremios ejercían una importante influencia en los asuntos comunales y su posición pesaba en la toma de desiciones.La dirección gremial estaba en manos de dos de los así llamados "Adlersleute". En casos especialmente difíciles la ciudad llamaba a Consejo de Ciudadanos para resolver el problema.

Münster en tiempos de guerra

Münster se vió en peligro solamente una vez durante la Guerra de los Treinta Años, cuando el Duque Jorge de Braunschweig-Lüneburgo sitió la ciudad en junio y julio de 1634, con la ayuda de tropas de Lüneburgo, Suecia y Hesse. Su cuartel general lo instaló en la aledaña Amelsbüren. El sitio resultó infructuosos y se abandonó a mediados de julio. Este asedio fue la única amenaza seria para la ciudad de Münster durante la Guerra de los Treinta Años, sin embargo los campos aledaños a la ciudad fueron completamente destruidos y esporádicamente se vieron atacados tanto ranchos como monasterios extramuros, a pesar del estatus de neutralidad.

La Ciudad de las Negociaciones de Paz

Las ciudades de Münster y Osnabrück ya habían sido escogidas como sede de las negociaciones de paz durante la firma de los Contratos Preliminares de Hamburgo en Navidad de 1641, pero ambas fueron declaradas neutrales por el Regidor de la Corte Imperial don Johann Krane recién el 27 de mayo de 1643. Krane anunció oficialmente esta neutralidad en Osnabrück, el 4 de junio de 1643. Asimismo comunicó que Münster debía prepararse para la recepción de los Legados de Paz y sus séquitos, que en su total significarían un grupo de 10,000 personas foraneas. El hecho de que no todos los legados vinieran acompañados de séquitos como el del Duque de Longueville, que traía a casi 160 personas entre acompañantes, sivientes y escoltas, redujo el número de visitantes a un número menor.

Durante el período de las negociaciones de paz, se liberó a Münster de sus obligaciones para con el Emperador y hacia el gobierno regional del Arzobispado. Durante este tiempo, incluso la ciudad recibió jurisdicción sobre los sirvientes y personal inferior de los séquitos de los legados de paz. Johann de Reumont, hasta entonces coronel imperial, fue designado Comandante de Plaza de Münster. Bajo su mando se llamaron a cuatro compañías con un total de 1,200 hombres cuyos oficiales respectivos juraron por la ciudad. Bajo el cargo de Reumont también se encontraban los "Estandartes Civiles", ciudadanos autorizados a portar armas, que cortejaban las ceremonias y hacían las guardias.

La autoridad policial estuvo en manos del Oficial Adjunto de la Ciudad, con puesto de mando sobre los lacayos montados de la ciudad, los porteros y los vigías de la Puerta de la Ciudad. Además existían los llamados "Bottmeister" que estaban encargados de la vigilancia de los mendigos y forasteros, de la limpieza de las calles y de la proclamación de los edictos municipales.

Desde el inicio de las negociaciones se instaló una Oficina de Correos Imperial en la calle Prinzipalmarkt de Münster, ya que constantemente los legados de paz de las diferentes partes beligerantes requerían de jinetes postales para enviar mensajes a sus capitales respectivas para la votación sobre los resultados y poderes. Desafortunadamente el que los jinetes portaran salvoconductos no siempre garantizaba su seguridad personal, de modo que hubo casos en que se estuvo esperando infructuosamente la vuelta del jinete de correos. Para darnos una idea del tiempo que tomaban estos envíos, valga como ejémplo que el camino de ida y vuelta a París duraba diez días y el camino a Madrid duraba hasta cuarenta días.

La lentitud de los medios de comunicación, la duración de los viajes a caballo, fueron una de las razones por las cuales las negociaciones duraron tanto tiempo. La comunicación de los legados entre sí dentro de la misma ciudad de Münster era también muy lenta a causa del estricto protocolo vigente, que era largo y complicado. Así por ejemplo las negociaciones no se llevaron a cabo en una gran sala como pareciera haber sido si vemos el Cuadro de la Paz del pintor Gerardo ter Borch, sino que se realizaron en innumerables diálogos en los que participaban a la vez solo pocos legados de las partes beligerantes y uno o dos mediadores.

El Consejo municipal contrató a malabaristas, acróbatas, comediantes y funambulistas para la recreación de los visitantes de la ciudad, gente de gran mundo. Hubieron también una lotería oficial llamada "El Puerto de la Suerte", innumerables espectáculos musicales, bailes y recepciones oficiales. Existió incluso una Ordenanza Municipal de 1643 que atañía a los alojamientos, dada por el Regidor de la Corte Imperial, y que proveía la disposición de habitaciones para las así llamadas "mujeres ligeras". Pero a pesar de las múltiples ofertas de recreación, los legados, especialmente los provenientes del sur, tuvieron dificultades en adaptarse al clima frío y a la comida frugal y escasa.

El suministro de alimentos de la ciudad era problemático. Para poder controlar los precios, el Consejo Municipal estableció precios fijos para la carne y comenzó a vigilar la venta libre de alimentos. Así también instaló tiendas-comedores en las que se servía al público. La venta de carne, pescado, verduras y mantequilla se realizaba en mercados por separado; también el queso se vendía en puestos aparte. Pero apesar de estos esfuerzos de organización, los precios no dejaron de subir debido al gran aumento de la demanda al aumentar el número de refugiados e inmigrantes de la ciudad, así como también debido al aumento de los tributos de tránsito, de entrada y/o salida de la ciudad que recaudaban para sí las diferentes partes beligerantes. De poco sirvieron, pues, las quejas del Ayuntamiento ni sus intentos de controlar los precios. Münster terminó siendo una de las ciudades más caras de Alemania.


[Top]


| HOMEPAGE | PROGRAMA DE ACTIVIDADES | RED DE LA PAZ | VISIONES POLÍTICAS | IMPLICANCIAS Y REPERCUCIONES | ALBUM DE VISITANTES PARA | VISITAS GUIADAS A LA CIUDAD | COMUNICADOS DE PRENSA | GUERRA DE LOS TREINTA AÑOS | LA PAZ DE WESTFALIA | PERSONAJES HISTÓRICOS | CRONOLOGÍA | SITEMAP | ARCHIO | E-MAIL | IMPRESSUM |

© 1998 STADT MÜNSTER - Projektgruppe 1998 in Zusammenarbeit mit dem Presse- und Informationsamt
Realisation: agenda media Agentur für interaktive Medien GmbH